lince iberico-Parque natural Sierra de Andujar-jaen-naturaleza-paisaje
Naturaleza

Esperando al Lince Ibérico – Sierra de Andújar

¡A cazar… con los ojos!

¿Qué se siente al hacer una espera para poder contemplar al felino más grande y amenazado de la Península Ibérica? En realidad… ¿Qué se siente al saber que un animal al que deseas contemplar en libertad desde que tienes conciencia, puede aparecer en tu campo de visión en cualquier momento?

Pasar 10 horas a la espera de que llegue este momento, a la intemperie, pasando frío, con tus prismáticos en la mano y tu catalejo sobre tierra… Toda una experiencia que realmente engancha y te enseña muchas cosas, aunque sea la hora de irse y no hayas logrado el objetivo propuesto… Quizás por eso es adictivo… Porque nada es seguro y todo puede pasar. La emoción de intentar ver algo que deseábamos invadía nuestros corazones, aunque sabíamos que no sería lo mismo si a la primera consiguiéramos nuestro objetivo… Por lo tanto, la receta se compone de paciencia y… sonrisas.

Nos encontramos en la Sierra de Andújar, donde 4 amigos/as con ganas de no parar de mirar por los binoculares y con ganas de no comer si hace falta (se nos olvidó la comida con la emoción) se decidieron a visitar uno de los dos lugares dónde el lince ibérico sobrevivió cuando estuvo a punto de desaparecer, a punto de ser una especie extinta. El día pintaba muy bien, aunque la niebla amenazaba con no dejarnos ver a más de 5 metros de distancia. A medio día esto cambió y el sol lucía en el mes de febrero.

Pasaban las horas, y los nervios seguían ahí, aunque la verdad es que, por momentos, te olvidabas de lo que estabas esperando ver, porque la naturaleza te regalaba increíbles estampas durante la espera. Nutrias jugando, águilas imperiales y buitres negros sobrevolándonos, perdices y mochuelos luciendo sus bonitos cantos, conejos correteando, ciervos y gamos de grandes cornamentas manteniendo la bonita dehesa jienense Vamos, lo que viene siendo un lugar de ensueño donde hasta el lince pasaba a un segundo plano… Aunque saber que ese bonito felino campea a sus anchas de manera salvaje por allí, es toda una sensación… Y encima… ¿Sería él el responsable de mantener ese lugar en tan buen estado de conservación? Quién sabe…

Y entonces me vino a la cabeza la pregunta… ¿Cómo podía ser posible que donde habita el lince ibérico, un super-depredador de la cadena trófica, pudiera haber tantos y tantos otros animales en su hábitat? Pero… ¿Los super-depredadores no dejaban esquilmados los ecosistemas?

En el pueblo donde me crié, toda la información que recibías sobre los grandes depredadores era siempre perversa. Eran alimañas, que desestructuraban los ecosistemas y hacían infeliz a todo aquel que viviera cerca de él. Entonces tú, sin más conocimiento que el inculcado, creías que en un lugar donde hubiera grandes depredadores no habría vida, todo sería desértico ya que nada podría convivir con estos seres malvados que aniquilan todo lo que hay a su paso… Pues estas largas esperas en lugares donde habitan estos magníficos supervivientes te hacen ver que es justo lo contrario (sentí lo mismo en tierra de lobos y osos). Paisajes llenos de vida donde cérvidos, águilas, perdices, conejos, búhos y buitres entre otros muchos, conviven en armonía… Ahí es donde te das cuenta de que justo en estos lugares es donde se encuentran los hábitats y ecosistemas más vivos del planeta…

¡nichos ecológicos sanos!

Por tanto, el pequeño-gran lince ibérico, un animal que cuenta en la actualidad con una población de más de 650 ejemplares y que ha dejado de formar parte de la categoría de amenaza en “peligro critico de extinción” (hace apenas 20 años la población censada no llegaba a los 95 ejemplares en todo el mundo) … Pues esta sigilosa “alimaña”, quizás sea uno de los responsables clave para mantener los ecosistemas tan sanos y vivos como el que pude contemplar el pasado fin de semana.

Texto: Javier Ruíz
Fotografía: Patricia Orejas

  • ¿Os gustaría que hiciéramos un diseño de camisetas con el dibujo del lince ibérico?
  • Podéis dejarnos vuestros comentarios y peticiones más abajo, y si os gusta la idea ¡puede que pronto las tengamos! 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.