LECHUZA CAMPESTRE-amus-sirem wild
Naturaleza

Lechuza campestre amadrinada

Amadrinamos esta preciosa lechuza campestre 🦉

Este ejemplar de lechuza campestre amadrinada presentaba una grave fractura de cúbito radio en una de sus alas y fue intervenida en el hospital de fauna salvaje de AMUS. Ahora se recupera en una instalación especialmente destinada para ella.

¿Recordáis nuestra especial semana #AMUSfreeday? 🦅

Durante la semana del último #BlackFriday, iniciamos una campaña para dar a conocer la labor que hace AMUS (Acción por el Mundo Salvaje), una ong con la que mantenemos relación desde hace años, de la que somos socias, y a la que quisimos aportar nuestro granito de arena DONANDO UN 25% de todas las compras que se produjeron en nuestra web durante esa semana “loca” que llamamos nuestro especial #AMUSFREEDAY 😉

Agradecemos enormemente a todas las personas que apoyaron la iniciativa, y con el dinero recaudado para AMUS hemos amadrinado esta preciosa lechuza campestre amadrinada. Hemos recibido una carta con su historial clínico, un diploma de apadrinamiento, una ficha de la especie y fotografías, que compartimos con todxs vosotrxs.

Gracias a la colaboración de los padrinos y madrinas, en AMUS pueden sufragar el mantenimiento de los animales que permanecen ingresados y que están en periodo de recuperación así como el de los ejemplares irrecuperables que por diferentes motivos no pueden ser devueltos a su medio natural.

Historial clínico de la lechuza campestre

Este ejemplar de lechuza campestre ingresó en el hospital de AMUS el día 31 de octubre de 2020 y procede de los alrededores de Badajoz, se le asignó el número de historial 201244.

A su llegada se le realizó un chequeo en profundidad y se comprobó que sufría una fractura de cúbito radio de la que fue intervenida. Creemos que pudo ser disparada y un vecino que paseaba por la zona la recogió y nos avisó.

Desde entonces, estuvo con los clavos quirúrgicos hasta la semana pasada cuando el equipo veterinario procedió a quitárselos. Durante estas semanas se le han practicado sesiones de laserterapia y fisioterapia para ejercer y fortalecer la zona.

Actualmente se encuentra en una instalación destinada para estas rapaces junto a dos búhos chicos irrecuperables y conviven en total armonía hasta que pueda ser liberada. Ha comenzado a realizar sus primeros vuelos y estamos muy esperanzados que su devolución a la naturaleza pueda ser posible.

Y si todo va bien ¡podremos ser nosotras quienes le demos la libertad de nuevo! 😍


AMUS (Acción por el Mundo Salvaje) es una organización no gubernamental de ámbito nacional, con carácter independiente y sin adscripción ideológica/política alguna. Declarada entidad de Utilidad Pública, en 2017, fue fundada en Extremadura en el año 1995 con el objetivo de asegurar el estado de conservación de las especies y de los hábitats naturales. Está formada por un equipo de técnicos especializados en programas de conservación y recuperación de especies.
Los proyectos generalmente poseen un perfil interinstitucional reflejando un buscado carácter de cooperación con entidades, centros de investigación, universidades y expertos de distintos países.

¿Cómo es la lechuza campestre?

La lechuza campestre (Asio flammeus) se caracteriza por su disco facial de color blancuzco, sus ojos amarillos y sus cortos penachos, a veces, imperceptibles. Es una rapaz nocturna de mediano tamaño. Mide unos 40 cm. tiene una envergadura de unos 100 cm. y un peso de alrededor de 350 gr .

Se asemeja en aspecto y tamaño al búho chico, con el que se suele confundir frecuentemente. Sin embargo, las alas (más puntiagudas) los penachos (más cortos) la mancha que presenta en la articulación carpiana y el tipo de hábitat en el que se encuentra la diferencian sin lugar a dudas.

El principal HÁBITAT de la lechuza campestre son los campos abiertos, especialmente los cultivos cerealistas. Nidifica en el centro y norte de Europa, y llega a la península ibérica en otoño, para pasar el invierno, donde forma dormideros en los que se concentra un gran número de ejemplares. Sin embargo, cada vez son más las citas de ejemplares que se quedan para nidificar en la península.

Su ALIMENTACIÓN está basada principalmente en micromamíferos, especialmente por las diferentes especies de topillos y ratillas. Sin embargo, si estas presas escasean, puede predar sobre otros mamíferos, anfibios, reptiles, aves e insectos. Sus egagrópilas, de unos 4,5×2 cm y color grisáceo, son difíciles de encontrar, debido al tipo de hábitat en el que encontramos a esta especie.

La REPRODUCCIÓN de la lechuza campestre está muy influenciada por la disponibilidad de presas, siendo muy variable el tamaño de la puesta, aunque suele ser de entre 6 y 8 huevos.

Sus NIDOS se ubican en el suelo, en campo abierto, protegidos tan sólo por carrizos o hierbas altas. Por este motivo sus pollos abandonan el nido con apenas 15 días y aún sin estar emplumados.

Es una de las rapaces nocturnas con hábitos más diurnos. CAZA al atardecer, realizando planeos en zonas despejadas y dejándose caer sobre las presas. Comparte hábitat de descanso y caza con las tres especies ibéricas de aguiluchos: el aguilucho cenizo, el aguilucho pálido y aguilucho lagunero.

Sonido de la lechuza campestre

La lechuza campestre en peligro

Las principales AMENAZAS a las que se enfrenta son la transformación y destrucción del hábitat, así como el empleo de rodenticidas y la caza ilegal, aunque, como en el caso de todas las rapaces nocturnas, tampoco se puede despreciar el número de ejemplares que mueren cada año en nuestras carreteras.

Nuestro propio desarrollo está transformando o eliminando gran parte de los hábitats que necesita la fauna para sobrevivir. La agricultura está sufriendo profundos cambios, sustituyendo el modelo tradicional extensivo, tan positivo para una enorme cantidad de especies, por otro mucho menos respetuoso con la fauna.

Sin embargo, la principal causa de mortalidad durante su breve estancia en la península ibérica son los disparos, ya que su llegada coincide con el período hábil de caza menor, y frecuenta los ambientes que escogen los cazadores para el desarrollo de su actividad cinegética (cultivos, barbechos, rastrojeras, etc.)

Además, el uso masivo de venenos para roedores perjudica seriamente a la lechuza campestre, ya que, estos venenos, además, se acumulan en la cadena de alimentación, provocando la muerte por intoxicación o graves problemas fisiológicos.

Textos: documentación enviada por AMUS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.